lunes, 28 de octubre de 2013

CARAMELOS CON FORMA DE CORAZONES..

¡Buenos días a todos!¿Como estáis? Espero que genial. Yo bien, con una gran novedad: me he cortado el pelo. Si, fuera la melena. En un momento de reflexión personal me di cuenta de que llevaba tres años ya mas o menos con el mismo look y que era tiempo de cambiar. 

Lo primero que hice fue buscar el corte perfecto. No podía ser un peinado cualquiera, tenia que ser favorecedor y elegante. Tenía que encajar con mi nuevo estilo de vida (no olvidéis que sigo en proyecto de cambio, que igual que Roma las cosas llevan su tiempo). Y como solemos hacer todas las mujeres busque entre actrices y it-girls. ¿Por qué entre ellas? La razones son diversas. La de mayor peso es para autoconvencernos que ese look nos quedara bien. Si, es un gran error, ya que ellas tienen peluqueras y estilistas y yo no. Pero no me podeis negar que son una gran fuente de inspiración. Transmiten glamour, estilo y clase. 

Yo intento elegir, dentro de lo posible, alguna mujer que aparte de elegancia tenga unas facciones parecidas a las mías. Así me evito suicidios capilares, o aunque sea lo intento. En esta ocasión decidí que mi corte perfecto es el de Miroslava Duma. Es una jovencita rusa de la cual no tenía conocimiento hasta hace un par de semanas, pero que me parece que lograba los requisitos imprescindibles para mi look.

¿ A que os apetece haceros con el look de Miroslava?No lo negueis...


Y tras mucho revisar decidí que este debía ser el peinado que me acompañase por mis nuevas aventuras. Y sin pensarmelo dos veces, me fui a la peluquería. 

Nada más cruzar la puerta de la peluquería afirme con decisión: "Vengo a cortar". Ese cortar tiene un significado más allá de mi pelo. Cortar con mi imagen aburrida y anticuada, para dar paso a mi nueva yo.  

Tras todo este momento de euforia le comente mi idea la peluquera. Su respuesta no fue "¿Estas segura de que quieres cortarte está melenaza? ". No amigos, con tono comprensivo ella me contesto:   "¿Que pasa?¿ Lo has dejado con tu chico?". Anonadada me quede.

 Vale, es cierto que las mujeres tendemos a cambiar de imagen en periodos de crisis sentimental, pero ¿A tal nivel?¿Tan real es el tópico? ¿Una no puede querer cambiar de look por otros motivos? A los cinco minutos mis preguntas tendrían respuesta. Y comprendí  tanto a la peluquera, como a su pregunta. 

Mientras me cortaban las puntas entro por la puerta una chica joven. Rondaría los 28. Estaba cabizbaja, con los ojos hinchados de llorar y el pelo enmarañado. Cuando la preguntaron que se quería hacer ella contesto: "cambio radical". Su tono lo decía todo. 

Cuando la realidad supera los tópicos..

La fortuna decidió que la sentasen a mi lado. Así pude observar en butaca preferente todo el melodrama. Lo que me permitió entender mucho mejor a las peluqueras. Me explico: Mientras la cortaban el pelo rompio a llorar en un par de ocasiones, intercalandolo con un número incontable de maldiciones sobre un joven llamado Nacho.Entretanto la pobre peluquera luchaba por colocarla la cabeza, para no cortarle una oreja o meterle un trasquilón. Creerme era todo un reto.

En ese momento valore más que nunca su profesión. Me di cuenta de que no solo se encargan de dejarte un pelo decente (Con el cual generalmente no estamos conformes, pese a que haya sido nuestra voluntad). También poseen una paciencia, son psicólogas de mujeres al borde de un ataque de nervios. Y la maña que tienen con las tijeras en esos momentos supera los limites de la razón.

Después de este melodrama, vivido en primer plano, volví ha hablar con la encargada de mi cambio de look. Ella me comento que esas escenas formaban parte de la vida diaria de la peluquería. Y concretamente en las ultimas semanas habían incrementado el número de visitas de jovencitas en crisis sentimental. 

Me pare a pensar, y tenia razón. Todas las parejas de mi entorno están cayendo como castillos de naipes ¿Que esta pasando? Ultimamente parece que cupido ha dejado de lanzar flechas y todas las parejas están llegando a su fin. Los motivos son totalmente distintos, no hay ningún patrón fijo.¿Será el otoño? ¿O simplemente habrá caído el mito pareja falsamente felizmente unida? ¿Hemos entrado en una etapa de rebeldía sentimental? 

Yo no puedo responder a ninguna de las preguntas.Lo que si os puedo recomendar si os encontráis en esa situación es que acudáis a vuestra peluquería. Seguramente tengais esperandos a una psicologa magnifica que os permitira no solo desahogaros, sino tambien sentir que podeis comenzar de nuevo.

Suena "Estadio Azteca" del maestro Andrés Calamaro. Porque dicen que hay un mundo de tentaciones y caramelos con forma de corazones :)¡Feliz semana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario